Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información×

Rafael del Barrio Hierro. Ginecología, Obstetricia y Ecografía

Disciplinas

Incontinencia

Diagnóstico del tipo de incontinencia mediante anamnesis y exploración clínica.

El objetivo del tratamiento de la incontinencia urinaria es obviamente asegurar la continencia, es decir, evitar el escape involuntario de orina. Pero además, la meta es conservar la función renal, reducir el riesgo de padecer infecciones de orina y recuperar, en la medida de lo posible, la calidad de vida, principalmente el ritmo intestinal, las relaciones sexuales y la acción de fármacos que puedan interferir con la continencia de la orina.

TRATAMIENTO REHABILITADOR

Principalmente en mujeres que sufran IU de esfuerzo, aún a sabiendas de que puede no ser totalmente efectivo y retrasar un posterior tratamiento quirúrgico que pueda representar la solución definitiva.

Este tratamiento es también útil en la prevención de la incontinencia, en situaciones como por ejemplo el posparto. Se trata de medidas sencillas y comprende varias técnicas, para su correcta realización es preciso que la mujer conozca como funciona la musculatura del suelo de la pelvis.

  1. Ejercicios del suelo pélvico de Kegel. Consisten en aprender a contraer intensamente la musculatura perineal sin usar la musculatura abdominal ni los abductores ni los glúteos. Es el movimiento que hacemos cuando nos aguantamos las ganas de orinar. Ejercicio tipo Pilates.

    Diariamente, por ejemplo cinco contracciones rápidas y cinco lentas, varias veces al día para aumentar la potencia muscular y la resistencia.

  2. Estimulación eléctrica en el tratamiento de la IU de esfuerzo y de urgencia.

    Consiste en estimular eléctricamente los nervios encargados del funcionamiento de la musculatura del pubis mediante electrodos vaginales o anales, conectados a un aparato de corriente eléctrica que funciona con pilas. Se recomiendan de 2 a 4 sesiones semanales, o una sesión diaria si se dispone del aparato en el domicilio.

  3. Conos vaginales. Estos dispositivos son útiles en el tratamiento de la IU de esfuerzo, en el posparto e incluso cuando existe pérdida de sensibilidad en las relaciones sexuales.

    Se presentan en un estuche de cinco cilindros de distinto peso y tamaño que terminan en un hilo de nylon para facilitar su extracción.

    Una vez introducidos en la vagina, siguiendo las instrucciones adjuntas, actúan estando de pie o caminando, provocando una contracción refleja del músculo elevador del ano al intentar retener el cono, que tiende a caerse por gravedad.

  4. Entrenamiento vesical. Es recomendable en la IU de urgencia. Horario miccional”, es decir, programar que cada 30 ó 60 minutos se vacíe la vejiga, independientemente de que se tengan o no ganas de orinar. Los intervalos entre micciones se van incrementando progresivamente en 30-60 minutos, hasta conseguir intervalos entre micciones de 3 horas.
  5. Farmacológico. Indicado en la incontinencia de urgencia
  6. Quirúrgico. Indicado en la Incontinencia de Esfuerzo que no mejora con rehabilitación.